Conoce los distintos tipos de porcelanato para tus pisos

 

Entre las alternativas para el revestimiento de pisos, una de las más atractivas es el porcelanato, pues sus características técnicas y estéticas le confieren un atractivo innegable. El nombre de este material se debe a que, al igual que en la porcelana, el proceso de fabricación requiere de la combinación diferentes minerales que son sometidos a elevadas temperaturas y altas presiones de compactación.

Arcillas, arenas, feldespatos, carbonatos y otros minerales, son pulverizados para luego comprimirlos mecánicamente en prensas hidráulicas cuya fuerza supera las 10 toneladas. Posteriormente, las piezas son sometidas a temperaturas que pueden superar los 1300°C, luego de lo cual, son pulidas o esmaltadas. En este último caso se requerirá de tratamientos adicionales y más de un proceso de cocción.

Lee también Cómo elegir el mejor porcelanato para tus pisos

Una de las principales cualidades del porcelanato es su alta resistencia, la cual, según expertos es muy superior a la de la cerámica, tanto frente a las abrasiones como al desgaste en general. Es por esto que el porcelanato se usa cada vez con más frecuencia en todo tipo de espacios, especialmente en aquellos que, por su alto tránsito, requieren especificaciones más rigurosas en cuanto a dureza, resistencia y durabilidad.

Además de esto, los pisos de porcelanato tienen muy baja porosidad, por lo que su nivel de absorción de humedad es mínimo. También son muy fáciles de limpiar, pues no requieren tratamientos o selladores especiales para mantenerlos en buen estado, por lo tanto se adaptan perfectamente a distintos usos, bien sea a nivel doméstico como comercial e industrial.

Tipos de Porcelanato

En general, los porcelanatos pueden elaborarse de una sola masa o estar recubierto por una capa de esmalte de alta resistencia. Los de una sola masa son más resistentes al desgaste, puesto que están compuestos del mismo material tanto en la base como en la superficie. Mientras que los esmaltados son más delicados porque pueden rayarse o perder su brillo con el tiempo. Según la materia prima y el proceso de fabricación empleado, una clasificación más específica sería:

  • Sales solubles: se elaboran mediante la combinación de arcilla y silicio en una proporción de 40 y  60% respectivamente, son muy empleados en zonas de bajo tráfico, requieren poco mantenimiento y son resistentes al agua por su baja porosidad.
  • Vitrificados: combinan 40% de arcilla y 60% de sílice en un proceso denominado vitrificación,  tienen una excelente resistencia a la abrasión, lo que los hace adecuados para su uso en oficinas corporativas y edificios comerciales.
  • Doble carga: para elaborarlos se mezcla polvo de diferentes colores, generando matices en la superficie. Debido a que el uso de ciertas tonalidades encarece el producto, el empleo de doble carga ayuda a reducir costos porque emplea menor cantidad de los pigmentos más costosos.
  • Esmaltados: cuentan con una película protectora o esmalte, que se aplica al final de su fabricación. Este tipo de revestimientos proporcionan grandes ventajas en cuanto a diseño, durabilidad y resistencia.
  • Full body, o todo masa: se trata de un producto homogéneo desde la base a la superficie, cuya principal ventaja es su buen rendimiento en condiciones extremas o de alto tránsito.
  • Cuerpo coloreado: poseen un esmalte que se distribuye por toda la baldosa en vez de únicamente en la superficie, por ende, tanto el color como el diseño se extiende por todo el cuerpo de la pieza.

Porcelanatos según el acabado

Por otro lado, también podemos clasificar los porcelanatos en función de su acabado, en cuyo caso cabe mencionar:

  • Rústicos: puede ser utilizado tanto en interiores como exteriores, pues poseen características que los hacen idóneos para espacios cercanos a jardines, piscinas, etc.
  • Satinados: de aspecto tosco pero muy fáciles de limpiar, no se manchan ni rayan con facilidad, son muy utilizados en balnearios, salones de fiesta, garajes, etc.
  • Naturales: muy resistentes, poco resbaladizos y con una superficie mate, ideales para áreas comerciales y residenciales.
  • Pulidos: poseen una capa protectora y un brillo distintivo, se utilizan principalmente en ambientes secos y sofisticados, como en salas y dormitorios.
  • Lapados: reproducen el brillo de piedras naturales, se les denomina lapado en cresta cuando la superficie es pulida parcialmente, y a campo lleno cuando la superficie brilla en su totalidad.
  • Estructurados: apropiados para áreas como saunas y baños, debido a su superficie ligeramente abrasiva.

El porcelanato es la mejor inversión que puedes hacer a la hora de elegir los pisos para tu hogar o negocio, pues aunque puede parecer costoso, su precio es totalmente compensado por su duración y por el aspecto pulcro y elegante que proporcionan, dándole más valor a tu propiedad. Encuentra los más hermoso diseños y colores de porcelanato de alta calidad aquí.

Un comentario de “Conoce los distintos tipos de porcelanato para tus pisos

  1. Pingback: Pisos de cerámica y porcelanato, ¿en qué se diferencian? - Deko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola! Gracias por visitarnos 😃
¿Como podemos ayudarte?
Haz click en el botón y hablemos 😎
Powered by
0

Tu carrito